Diagnostrum

Simple Mobile Health

Abordaje multidisciplinar en el tratamiento del dolor

Posted by on Jun 30, 2014 | 0 comments

Abordaje multidisciplinar en el tratamiento del dolor

Uno de los conceptos más empleados en la medicina moderna en general, y en el tratamiento del dolor, en particular, es el de abordaje multidisciplinar ¿Qué es esto? y ¿que alcance tiene?

El dolor crónico es una patología realmente compleja en su origen, en su diagnóstico y desde luego en su tratamiento, afecta a la piel, al músculo, tejido conjuntivo, huesos, articulaciones, vísceras como hígado, riñón, estómago, corazón, pulmones, incluso nervios. Todas ellas pueden doler y de hecho duelen, de forma distinta, a veces solas o asociadas a veces respondiendo a un único origen, a veces por etiología multifactorial. Todo ello hace realmente difícil su abordaje desde una única especialidad, especialmente por la forma de organización del conocimiento médico que venimos empleando (heredada de siglos de descripciones anatomo-funcionales de órganos, sistemas y aparatos) y que constriñen a veces una visión general de los problemas.

Ser especialista, conlleva un conocimiento más intenso de las características de un problema, a costa de reducir el campo de estudio. Y esto, suele dar lugar a una falta de visión de conjunto que hace necesario la creación de un equipo.

¿Qué es un equipo? Me gusta el ejemplo de mi admirado Luis Aliaga, maestro de una generación de especialistas en Anestesiología y Dolor, y modelo de bonhomía y sensatez. Un equipo es como un grupo musical, todos colaboran para una única causa melódica aportando los acordes y ritmos específicos de cada uno. Aunque la melodía es única, los elementos se pueden reconocer en la pieza final y su armonía representa al grupo, por más que algunos elementos puedan destacar más.

Abordaje 2

Este ejemplo me parece muy atinado, pero creo que existe uno aún mejor y que, además, es paradigma del esfuerzo colectivo. Me refiero a los Castellers ¡Que hay mejor que una metáfora viva de la colaboración!

En un Castell, se parte del compromiso general de un grupo de personas con un conocimiento razonable del objetivo final. Todos ellos deben reunir unas cualidades generales, deben acudir fajados para soportar el esfuerzo individual, pero existen diferentes maneras de colaborar en el trabajo.

Abordaje 3

Una gran mayoría de los elementos son piezas básicas, de menor visibilidad, pero imprescindibles. Forman una piña, una gran agrupación, articulada en forma de nervios que apoyados, unos sobre otros, pecho con espalda, brazos con brazos, generan la cohesión que permite el progreso en sentido ascendente. En la piña podemos percibir el calor, el aliento y hasta el corazón de los otros miembros: se diría que todos los corazones laten como uno, y todos los brazos empujan en el mismo sentido.

A continuación, los diferentes miembros del equipo, escalan según su fuerza y capacidad a puestos superiores en la torre humana. Cada piso que se asciende requiere de fuerza, de valor y equilibrio. En el interior del edificio humano, se percibe la tensión, los pequeños temblores de ajuste y de esfuerzo. La concentración y el silencio, reina en el momento de levantarse.

Por último, los elementos más ligeros coronan el edifico. Lo hacen para merito individual, pero para la gloria colectiva. Esos elementos no serian nada sin la sólida base que les sustenta, sin la fuerza y control de los pisos intermedios. Tienen un gran mérito como cumbre, pero resultarían inútiles sin los demás.

Así, sucede con otros edificios vivos en las organizaciones humanas. La organización es tan fuerte como su eslabón más débil y todos los elementos enriquecen el conjunto y son imprescindibles para sus fines.

Abordaje 4

Dicen los Castellers que para su construcción es necesario, amén de todos los valores resaltados, el Seny, antiguo concepto catalán de amplia raigambre aunque algo en desuso últimamente, y que podríamos entender como sentido común, como sentido colectivo ¡Cuánto de esto es necesario para lubricar las relaciones humanas, sociales, profesionales, políticas, etc.!

Decididamente, la metáfora viva de los Castellers me parece lo más parecido a un abordaje multidisciplinar: coronar lo alto de la cima puede que solo lo logre uno pero es imprescindible el esfuerzo solidario de muchos que apenas tiene protagonismo, para alcanzar la meta de una atención adecuada.

Emulemos este ejemplo, reunamos a nuestro equipo y pensemos qué clase de edifico humano constituye nuestra organización y si necesita reforzar alguna de las cualidades que hemos mencionado. Mi respeto y reconocimiento a todos los que cada día realizan ese esfuerzo colectivo y al terminar la jornada vuelven a casa con la satisfacción del deber cumplido.

Aquí te presentamos otros artículos del Dr. Alfonso Vidal:

ELA y Dolora: Cuando solo podemos cuidar

Dolor y deporte

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Dolores Reales | Diagnostrum - [...] Abordaje multidisciplinar en el tratamiento del dolor [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *