Diagnostrum

Simple Mobile Health

Apuntes sobre el dolor en el niño

Posted by on Jun 9, 2014 | 1 comment

Apuntes sobre el dolor en el niño

El dolor del niño sigue siendo una asignatura pendiente de nuestra medicina. Las razones podemos encontrarlas en los aspectos culturales y en los programas de educación. La razón de este problema podría ser que pensamos que el dolor es una cuestión de adultos, que los niños nacen, crecen y viven sin problemas y, por tanto, no sufren, ni van a sufrir el dolor en sus propios cuerpos. Nunca van a tener que padecer este problema.

Nada más lejos de la realidad. Si evaluamos la aparición del dolor en los niños nos sorprende la enorme prevalencia de dolor en la infancia.

Ya es doloroso el momento del parto, el primer “viaje de la vida”; que supone atravesar un estrecho canal lleno de dificultades y problemas, pensado para otra utilidad, y que, con los empujones del útero, exprime los pulmones de secreciones, pero también genera una presión, tracción y torsión que produce sin duda dolor y, probablemente, claustrofobia.

dolor 1

El proceso normal de crecimiento, el estiramiento de los huesos mediante los cartílagos de crecimiento, el afloramiento de la dentadura, primero temporal y luego permanente en el primer año de vida y a lo largo de la infancia y adolescencia, son otra fuente de dolor severo, como también lo son las infecciones respiratorias, la amigdalitis, la otitis, etc.

Los mil y un traumatismos que la falta de equilibrio produce también son fuente de dolor, incluso de dolor crónico, contemplado como aquel que se prolonga por más de tres meses de evolución.

Sin embargo, como me confesaba un colega dedicado a la pediatría, la dificultad radica en la formación que recibimos: no relacionamos dolor e infancia por más que veamos que el dolor también aparece en esa edad de la vida.

Cuenta el Dr. Renato Cutrera, insigne colega italiano, que lo que sabían del tratamiento del dolor se resumía en una palabra: Paracetamol. Exageraba, casi todos los pediatras también conocen otra: Ibuprofeno ¡Es broma, clásico chiste entre médicos!

La utilización de analgésicos mayores en el tratamiento del dolor infantil, incluso severo, es muy reducida debido a los mismos miedos que se arrastran en los adultos, la depresión respiratoria, la adicción, la incompleta capacidad metabólica, la tolerancia hacen evitar de una forma muchas veces inconsciente, el uso de analgesia de suficiente potencia.

Algunos apuntes clave pueden ayudarnos a encontrar la pista de la resolución del problema.

– El dolor es una realidad y no se debe negar o minimizar. Ya que el dolor es un elemento de diagnóstico de muchas patologías, tampoco es necesario mantener sin tratamiento durante todo el proceso evaluador con la excusa de evitar malas interpretaciones.

– El tratamiento se debe acomodar a las características físicas del paciente. El niño tiene unas diferencias de metabolismo, de fármaco cinética y farmacodinamia en muchas sustancias que precisan un conocimiento específico.

– Debe calcularse siempre las dosis en función del peso corporal, evitando la generalización de dosis infantiles pre configuradas, o comprimidos llamados “pediátricos” que pueden acarrear dosis inadecuadas

– La dosificación de los analgésicos, como todos los medicamentos, debe hacerse con una prescripción horaria (como dicen los anglosajones around the clock ATC), evitando el uso a demanda, que suele minusvalorar las necesidades y restar eficacia.

– Siempre, debemos disponer de un plan B, esto es, una analgesia de rescate para completar picos de dolor más intenso ocasional, o pérdidas de eficacia por otros factores.

Si el dolor se presenta en los primeros momentos de la vida, el diagnóstico solo podremos hacerlo con nuestra propia capacidad evaluadora y con los signos externos de dolor: llanto, gritos, inquietud, taquicardia…

Niños mayores de tres años ya interpretan escalas de dolores o termómetros del dolor, incluso una escala como la de Campbell.

image003

 

A partir de los siete años, se puede emplear la escala visual-analógica igual que en los adultos.

Mejorar el entorno terapéutico haciendo los centros asistenciales amigables y sus trabajadores, elementos activos de la lucha contra el miedo, la ansiedad y el dolor, mejora claramente la respuesta en el corto y en el largo plazo de los niños frente al dolor.

En resumen, la consideración del problema, su reconocimiento y atención es el primer paso, los siguientes los daremos de la mano de la experiencia y del rigor científico. Si insistimos mucho desde el #ElBlogdelDolor en los aspectos humanos del dolor, en el caso de los niños es obligatorio un esfuerzo mayor de humanidad y de cariño a los más pequeños.

Tampoco te puedes perder estos otros artículos del Dr. Alfonso Vidal:

El dolor desde dentro

La obligación de la perfección

 

1 Comment

  1. Estimado amigo:
    Llevo 17 años luchando con dolor crónico sin conocer todavía ninguna terapia que me logre mejorar mi calidad de vida. He pasado por varios tratamientos sin resultado de mejoría, no digo que no he probado, lo que no se, es que me falta.
    Tengo 44 años y una distrofia simpático refleja, tipo II., en miembro sup. drch.
    Pido en esta vida más investigación para este tipo de enfermedades (las relacionadas con el dolor crónico), no llegarán a ser mortales, pero lo estamos en vida y sufriendo.
    No se sí Vd. esta interesado en este tipo de artículos, pero si conoce algúna investigación que se este realizando para estas patologías, me podría mandar información.
    Gracias, un saludo
    Alberto A.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Capsaicina: una solución muy picante al dolor | Diagnostrum - [...] Apuntes sobre el dolor en el niño [...]
  2. Ela y Dolor: Cuando Solo Podemos Cuidar | Diagnostrum - [...] Apuntes sobre el dolor en el niño [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *