Diagnostrum

Simple Mobile Health

Dolor desde una perspectiva de género

Posted by on May 19, 2014 | 1 comment

Dolor desde una perspectiva de género

Desde este y otros foros, venimos insistiendo en la importancia de prestar atención al dolor como enfermedad, de la falta de selectividad que tiene esta patología entre sus víctimas, igualando a ricos y pobres, jóvenes y viejos, norteños y sureños, hombres y mujeres.

Sin embargo, un hecho contrastado entre los especialistas en el Tratamiento del Dolor es que la expresión del mismo se manifiesta de forma variable entre hombres y mujeres. La diferente presencia masculina y femenina en nuestras consultas es constatable, de hecho, la mayoría de las pacientes son mujeres.

Más aún, la respuesta a medicamentos y la tolerancia a los mismos, suele ser peor en mujeres, que refieren efectos secundarios de forma más precoz, toleran peor las subidas de dosis y con respuestas clínicas más asiduas de mareo, nausea, estreñimiento, cinetosis, pirosis, prurito, etc.

¡Qué cabria decir de los animales de laboratorio empleados para las primeras fases de los estudios experimentales! La mayor parte se realizan en animales de género masculino, por una mayor estabilidad en su reacción, no sujeto a las alteraciones estacionales ni hormonales.

Genero 2

Entonces, ¿cuál es la explicación a esta diferente presentación, acaso “los hombres son de Marte y las mujeres son de Venus”, como sugiere el divertido libro de John Gray? ¿Tal vez ha influido la educación sexista, más o menos velada, de nuestra sociedad, que apostaba injustamente por un diferente rol tradicional para uno y otro género? ¿Es posible que el vigente sistema sanitario sea sexista y favorezca esta situación?

Como suele suceder con los problemas poliédricos, requieren respuestas múltiples y sujetas a muchas variables, que podemos agrupar en varias categorías:

  • Socioculturales, relacionando comportamiento y estatus social, y la diferente asignación de papeles de cada género y las diferentes expectativas.
  • Neuroquímicas, vinculadas a la presencia de receptores específicos para adenosina, canabinoides, protein kinasas, receptores NMDA, receptores Toll Like, expresión de cytokinas, temas aún controvertidos por lo delicado de su investigación.
  • Hormonales, las hormonas sexuales, andrógenos, estrógenos y progestágenos, juegan un papel en la modulación del dolor y en la consolidación de estructuras que pueden acarrear dolor como el aparato locomotor.
  • Genéticas, que pueden matizar el desarrollo de la fisiología del dolor por la activación o no de genes en el cromosoma X o su presencia en el cromosoma Y descritas por Gioiosa et al en ratones en 2008.
  • Psicológicas, debidas a las diferencias en la estrategia de afrontamiento de los procesos patológicos, la ansiedad, el catastrofismo, el miedo o la auto-eficacia en el control del dolor percibido, se distribuyen de diferente manera.

La exposición al dolor, relacionada con la experiencia vivida, deporte, traumatismos, parto y la educación en la manera de afrontar el dolor en el entorno familiar, también se entroncarían en las explicaciones anteriores.

La variabilidad en la manifestación del dolor entre géneros, es un hecho, pero nunca una barrera. El camino a seguir debe ser la investigación de los procesos bioquímicos implicados, la mejora en la educación igualitaria libre de prejuicios y corsés ideológicos. La investigación basada en la evidencia y, por último, la empatía, bonito concepto: aprender a ponerse en el lugar del otro/a. Es un concepto multidimensional que permite la comunicación de experiencias entre seres inteligentes y sensibles.

Genero 3

Los/as pacientes necesitan como tratamiento un traje a medida y ese traje, además de probárselo para poder ajustarlo en el diseño, puede necesitar retoques si el paciente adelgaza o engorda, si es verano o invierno, etc. El tratamiento debe adaptarse al devenir de los acontecimientos desde el rigor y la profesionalidad, que no entienden de más razones que el bienestar  del paciente.

 

No dejes de leer estos artículos del Dr. Alfonso Vidal:

Congresos médicos y dolor

 Dolor y deporte

1 Comment

  1. Muy bien explicado, sin entrar en problemas de género, pero sí incidiendo en las diferencias que existen entre ambos sexos.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *