Diagnostrum

Simple Mobile Health

Formación y Dolor, ¿qué o quién?

Posted by on Abr 21, 2014 | 2 comments

Formación y Dolor, ¿qué o quién?

La formación en dolor es otra asignatura pendiente en nuestra sociedad. Cuando analizamos los conocimientos de los profesionales en los temas de dolor, son como los rendimientos de las fincas expropiables, manifiestamente mejorables. Pero, ¿qué se debe saber de dolor, quién debe saberlo y quién debe enseñarlo? Vayamos por partes.

¿Quién debe saber de dolor?

Esta pregunta es la de respuesta más sencilla. Todo el mundo. Todos y cada uno de los seres humanos debemos saber de dolor. De hecho, de una forma natural vamos aprendiendo, el dolor del nacimiento, del que no nos acordamos, los dolores de la infancia, del crecimiento, de muelas, de la juventud y sus excesos, los dolores de la madurez y de sus primeros achaques o los de la vejez, dolores finales. Toda nuestra vida está llena de dolor, de dolor y de salud. La salud es una situación inestable que precisa un continuo mantenimiento. Probablemente nunca es completa, siempre hay pequeños desajustes que necesitan cuidados.

El dolor, como elemento de la vida, es necesario conocerlo y saber interpretarlo. Sin duda, cada uno de nosotros somos los primeros que debemos aprender de dolor. Ese aprendizaje a veces puede costar una vida, o a veces, puede costar la vida, mejor escarmentar en cabeza ajena y pedir ayuda. Otros con más experiencia, nos pueden ayudar o aquellos que tengan una educación específica.

Así pues, todos los ciudadanos deberían tener una educación básica sobre este tema, y sobre muchos otros, como reanimación, educación vial, hacienda, marketing, idiomas, etc. Si todos los ciudadanos deberíamos, por supuesto, los profesionales de la salud con más motivo.

Cuando los pacientes necesitan ayuda, acuden a los profesionales de salud de su confianza, necesitan que les entiendan, que sepan interpretar sus problemas y conozcan la solución a los mismos, también los efectos secundarios y las alternativas. Por todo ello, los sanitarios debemos conocer que es el dolor, sus variedades, sus síntomas, sus complicaciones, los medios de diagnóstico y tratamiento y las consecuencias del mismo.

dolor2.tif

Nuestra medicina especializada ha hecho que muchos aspectos de la salud sean casi exclusivos de algunas especialidades médicas: cuando se rompe un hueso, acudimos al traumatólogo; los partos los hacen los ginecólogos; y los dientes los cuidan los dentistas. Sin embargo, el dolor, es lo bastante amplio, versátil y complejo, como para formar parte de la rutina de casi todos los profesionales de la salud, otra cosa es que guste o no, otra cosa es que tengamos la formación adecuada y otra cosa es que no pueda haber otros que sepan más. En resumen, los sanitarios, los médicos especialmente, debemos saber de dolor. Probablemente, tanto como podamos, y en todo caso, lo necesario para nuestra  práctica diaria. Añadiría la conveniencia de saber qué hacer o a quién enviar a los casos que se escapen de nuestro conocimiento o experiencia, un especialista de referencia.

Si a lo que nos dedicamos es al dolor, esta obligación es mucho mayor.

¿Quién debe facilitar esa formación?

Las autoridades deben garantizar esa formación bien sea directamente o por delegación, en entidades particulares. La formación de grado, en medicina, enfermería, odontología, fisioterapia,… Debieran incluir en los programas de formación, temas relacionados con el dolor. No todos los programas, ni todas las universidades tienen temas específicos y, en todo caso, no parece suficiente según se ha sabido en recientes estudios. En muchos casos, el dolor es tratado de forma muy colateral y raras veces de forma exhaustiva.

dolor 3.tif

Si en el grado, falta un esfuerzo, en las especialidades médicas, en muchos casos el dolor es un elemento accesorio que sólo sirve para etiquetar al paciente y enfilarlo a un tipo de tratamiento médico o quirúrgico de su patología sin recibir atención específica. El dolor crónico se convierte en un fracaso de la terapia inicial que genera ansiedad en pacientes y médicos y que lleva a una merma de la confianza mutua necesaria entre ambas partes.

Quedaría por aclarar si la formación continuada permitiría remediar estos déficit, si la iniciativa privada de entidades o compañías proveedoras de material, equipo o fármacos, deben tener un papel y si las asociaciones científicas, colegios profesionales u otras entidades incluidas las asociaciones de pacientes deben tener esa responsabilidad.

Creo que la respuesta es que todos deben tener un papel, ya que el problema es suficientemente amplio y difícil como para necesitar de todas las iniciativas: todos los esfuerzos suman y todos son necesarios. Quizá una regulación más clara por parte de las autoridades, planes específicos nacionales o supranacionales. Esfuerzos de coordinación de expertos y sociedad civil son necesarios ahora más que nunca para optimizar unos recursos limitados, en una población cada vez más envejecida.

 

No te pierdas otras publicaciones del Dr. Alfonso Vidal:

Viernes de Dolores. Semana de Pasión

El Papel de la Acupuntura en el Tratamiento del Dolor

 

2 Comments

  1. Querido Alfonso,

    La formación médica, en el sentido amplio, ha dependido, desde el siglo XI, de las Universidades. Sin embargo, poco a poco, y me temo que, en parte, por desapego de los profesionales hacia las universidades (los médicos, al menos aquí en España, dado el formato de la carrera, terminan asociando formación con hospital, únicamente), en parte por intereses comerciales (la industria farmacéutica ha encontrado un filón en este campo) y, por supuesto, en parte por desidia de la propia Institución (la Universidad, en general, ha despreciado la formación de postgrado, más allá del tercer ciclo dirigido puramente a la investigación o a la carrera endógena) esta función se ha perdido.
    Es una tarea pendiente que las universidades se vuelquen en la formación continuada, y recobren su papel como fuente de saber y conocimiento. 
    Me ha quedado un poco largo, pero es que es un tema que me intereresa mucho (la cabra tira al monte)….
    Un fuerte abrazo y felicidades por este blog, ya referente entre lso que nos interesamos por el dolor.

    Carlos

  2. Gracias Carlos,

    Dice un proverbio oriental, “cuando el discípulo esta preparado, aparece el maestro” los discípulos estamos preparados, Maestro.
    Necesitamos líderes que encabecen desde las instituciones la reforma necesaria de los programas docentes.
    La Universidad no puede encerrarse en su propia complacencia, debe abrir sus puertas a la sociedad, a sus necesidades y a su capacidad de trabajo y financiación.
    Ya existen soluciones mixtas de apoyo en la formación y en la investigación en muchos países, quizá aquí se puede desarrollar la iniciativa que una sociedades científicas, compañías farmacéuticas y tecnológicas, universidades, profesionales y pacientes.
    Te agradezco mucho los comentarios y el seguimiento

Trackbacks/Pingbacks

  1. Derribando Muros Contra el Dolor | Diagnostrum - [...] Formación y Dolor, ¿qué o quién? [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *