Diagnostrum

Simple Mobile Health

Hablemos de un mundo sin niños… y muchas personas mayores

Posted by on Ene 4, 2014 | 3 comments

Hablemos de un mundo sin niños… y muchas personas mayores

La primera pregunta que debemos hacernos es… ¿Del rescate macroeconómico en el espacio de la OCDE, ahora debemos dar un paso al rescate demográfico y la familia?

Los grandes sucesos globales han dejado una profunda huella desde finales del siglo XX y el comienzo anárquico del Tercer Milenio, lo que se ha sumado como nuevas fuerzas que fracturaron los paradigmas culturales, sembrando inseguridad y ansiedad generalizada en la GRAN MAYORIA NO EDUCADA del planeta.

En un contexto de derrumbe de certezas que son los ingredientes necesarios de nuestra existencia, se está recreando un nuevo perfil de necesidad perentoria: reaprender el arte de vivir, donde el mañana es sólo un adverbio de tiempo.

Los viejos y los innovadores ingredientes biológico/sociales: estrés y valores humanos, deben ser la matriz para recrear los nuevos lazos de humanidad.

Ya no existen  hombres del siglo XIX y tan solo quedan 19 mujeres que continúan vivas habiendo conocido tres siglos de nuestra larga historia; diez de 1900, ocho de 1899, y una de 1898.

Esta última, la japonesa oriunda de Osaka, Misao Okawa (tres hijos, cuatro nietos y seis bisnietos), que lleva con vida 115 años y algunos días.

Porque a estas edades los días también tienen mucha importancia, tanta o igual como cualquiera de los de cada uno de nosotros, pero a lo que quizás no les demos la suficiente importancia.

Así pasamos de la demografía del envejecimiento a la economía del conocimiento y los paradigmas productivos basados en I+D ambos modelos productivos tienen una capacidad limitada para crear empleo, no así para la empleabilidad.

Ya que las formas de producción actual se basan en el uso intensivo del cerebro, el conocimiento y no del músculo.

Como se puede ver ambos tienen un uso intensivo del conocimiento, talento y creatividad, lo cual está por arriba de la media del coeficiente intelectual general.

En esta etapa de transición dinámica en las formas de producción, abre nuevas puertas para los sectores tradicionales (alimentación, automoción, diseño de modas y el turismo), sabiendo que el cambiante escenario socio-laboral los perfiles laborales en este campo serán demandados de forma estacional.

La nueva economía, las nuevas formas de producción y el nuevo marco legal del empleo, están sedientos de talentos creativos, con alta capacidad para tener relaciones multinivel, con una apertura cultural y motivacional para poder desempeñarnos de una forma eficaz en diferentes culturas, con una sólida cultura emprendedora, donde la innovación, es el nuevo motor de la transformación de las dificultades en verdaderos desafíos como también de posibilidades, personales y para el bien común.

Entre un nuevo menú de realidades donde las fórmulas ya no son funcionales al contexto del “Big Data”, del “fin” del empleo, buscar trabajo en un mar de cambiantes demandas y dificultades del nuevo escenario laboral camino al 2050.

El cambio de época requiere un cambio radical en todas las dimensiones de la actividad humana, donde los individuos deberán adaptar sus habilidades y competencias en función de la realidad cambiante del mercado laboral.

Lo cual está creando una tensión dinámica a lo largo del tejido social conductual y relacional, donde la relación empleador-empleado-retribución ha sufrido una transformación brutal en los últimos quinquenios.

En este proceso de cambios e interacciones con las realidades humana, estas últimas son siempre las grandes perdedoras en este proceso de cambio de época.

Todos buscan el SANTO GRIAL que les permita “diseñar” a largo plazo el nuevo “futuro” la fórmula es ir por delante de los cambios, de tal manera de no quedar atrapado en ellos, sabiendo que nada será para siempre.

En este cambiante escenario las profesiones “futuras” deben tener un perfil polifuncional, multisectorial, multicultural, sabiendo que aún muchas de ellas no existen.

En este contexto el cambio constante de empleo no deberá ser vivido como un fracaso, sino que es un sub-producto de la nueva realidad de los mercados laborales a escala local, regional y global.

La “estabilidad” se trocara por la “inestabilidad”, “inseguridad” y “precariedad” laboral constante, donde cada uno tendrá la nueva “misión” de ser gestor y asegurador de su propia estabilidad laboral. Para lo cual deberemos ser formados para poder desarrollar habilidades transferibles las cuales pueden ser utilizadas en diferentes empleos y/o profesiones (habilidades multi-propósito como: comunicación, gestión, dirección, aprendizaje y formación, y un largo etc.).

Este profundo cambio estructural social y multi-sectorial conlleva a aprender y volver a desaprender, para volver aprender.

En este inter-juego dinámico-conductual se requiere de un nuevo paradigma educativo, cognitivo, ético y cultural, donde el desafío es saber si todos estos procesos de cambio son realmente posibles, en busca de una transformación que nos lleve a la innovación social y al bien común con y para todas las edades.

Como investigador social en el Tercer Milenio considero que ya nadie nos puede “ofrecer” el “futuro”, porque el futuro está en cada uno de nosotros, en como lo construyamos cada día, como lo mejoremos para nosotros y también para los demás y sobre todo para las generaciones venideras.

Las preguntas que nos debemos hacer son las siguientes:

  • ¿Vale la pena cambiar?
  • ¿Lo queremos hacer?
  • ¿Confiamos en nosotros mismos y en los demás?
  • ¿Lo que actualmente hacemos es lo que realmente queremos hacer?
  • ¿El cambio es siempre posible no importa la edad que tengamos?
  • ¿Pero habrá muchos que no quieren o no pueden cambiar?

La generación del “baby boom” está siendo víctima de las tensiones dinámicas de la nueva economía, del capital golondrina, su propio envejecimiento, sobre una matriz común para todos, el cambio de época, que genera mucha incertidumbre y desconfianza.

Pero debemos asumir que la competencia es el nuevo motor del cambio, donde el empleo ya no depende del ESTADO, ni del EMPLEADOR, sino de los mercados financieros, del consumo y de nuestra actitud (p) frente al cambio global económico de los países BRICH.

Buen comienzo para todos en el 2014 desde este blog.

No dejes de leer al Dr. Carlos Gil Gálvez en estos otros interesantes artículos:

La gerontología clínica y social en la innovación de los cuidados

La realidad social nos muestra toda su crudeza

3 Comments

  1. Un interesantisimo blog se debieran poner más de esta misma indole .
    Felicitaciones

  2. Felicidades por el articulo. Una cruda y creciente realidad. hacia es futuro vamos.

  3. Gracias por leer mi spot, un saludo cordial;

Trackbacks/Pingbacks

  1. Neuroeducación como antídoto al Alzheimer y al desempleo actual | Diagnostrum - [...] Hablemos de un mundo sin niños… y muchas personas mayores [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *