Diagnostrum

Simple Mobile Health

Hablemos de dolor, de dolor crónico…

Posted by on Dic 31, 2013 | 0 comments

Hablemos de dolor, de dolor crónico…

Sé  que el dolor crónico y todo lo que engloba es un asunto complejo, a veces difícil de explicar y a la vez de entender, intentaré hacer un resumen y explicarlo de una forma concisa, pero sobretodo, la intención de este post es remarcar la importancia que tiene el profesional de la salud para cambiar la situación de nuestros pacientes enfocando la patología desde un punto de vista completamente diferente.

 

Existe una gran cantidad de tópicos erróneos que acaban provocando malentendidos, como estos:

”El dolor es un producto de la imaginación, no existe”
“El cerebro y yo somos la misma cosa”
“El cerebro es muy complejo y es muy difícil entender todo esto”
“El dolor es psicológico”
“Realmente las explicaciones no van a cambiar el dolor y yo necesito una solución”
“Si las pastillas me quitan el dolor, porque me dice que no las tome”

Y un largo etcétera de frases que se han ido arraigando en el subconsciente de los pacientes que sufren dolor crónico.
Espero arrojar un poco de luz en este terreno sombrío, que parece ser el tema de dolor crónico, en nuestra mano está la opción de cambiar esto.

Desde hace tiempo neurólogos, científicos especializados en el dolor, neurocientíficos cognitivos, fisioterapeutas, investigadores del dolor en general, se han centrado en resolver el gran enigma que se nos presentaba, el dolor crónico. Con el paso del tiempo una nueva línea de razonamiento ha ido cogiendo más fuerza, sus estudios iban cada vez más encaminados a desmontar la teoría del dolor crónico, que hasta ahora se planteaba y descubrir realmente qué alteración se estaba produciendo en el individuo.

¿Qué es realmente el dolor?

Haga esta pregunta a cada uno de sus pacientes y encontrará una definición diferente en cada uno de ellos, esto es debido a que cada sujeto asume que es el dolor a través de su experiencia personal, sus características anatómicas y fisiopatológicas, y todo ello influido por aspectos psicológicos y culturales importantes, hacen del dolor algo tremendamente subjetivo, difícil de valorar y explicar.

En primer lugar quisiera definir lo que es el dolor; La International Association for the Study of Pain (IASP) define el dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable con daño tisular actual o potencial o descrito en términos de dicho daño”.


Esta experiencia sensorial y emocional desagradable, es un síntoma por el cual la mayoría de las personas acuden a una consulta de un médico/fisioterapeuta, y esta primera sensación podríamos definirla como “dolor útil”, es una estrategia de nuestro organismo para proteger de forma consciente la zona lesionada, con el propósito de que ese tejido lesionado se pueda reparar, por ejemplo cuando nos hacemos un esguince.

El problema surge cuando ese dolor no tiene la función que se espera, este dolor se cronifica en el tiempo, y afecta al individuo hasta el punto de afectarle psicológicamente, condicionándolo en su vida diaria, modificando su relación con el entorno, etc… Se vuelve un “dolor inútil”.

Llegados a este punto la información que maneja el profesional para poder ayudar al paciente es de vital importancia, hacerle entender lo que le está pasando hace que no vea su situación desde un punto tan catastrofista como se pudo comprobar en un ensayo controlado de Gallagher L , J McAuley , Moseley GL .

A veces estos conocimientos abstractos son fácilmente entendibles si los transformamos en una historia sencilla. Haré referencia a la metáfora que utiliza Louis Gifford para explicar de forma clara lo que es el dolor crónico, y que nuestro paciente no acabe entendiendo que su problema está en su cabeza.

Imaginemos que nuestro organismo está compuesto únicamente por un teclado, en nuestro caso será la espalda, una CPU que será nuestro sistema nervioso, y una pantalla que será nuestra consciencia, lo que sentimos.

Lo que sucedería en una situación en la que nuestro teclado, CPU y teclado funcionan correctamente si se presiona 3 veces una misma tecla, por ejemplo “zzz”, con un tamaño, un color y un tipo de letra determinado en la pantalla se refleje lo mismo, “zzz”.

Lo que ocurre cuando existe un dolor crónico sería esto, presionamos 3 veces y en la pantalla se reflejaría “ZZZzz zZzzz zzzzZZZ zz”. Diferentes tamaños, tipos, colores…

¿Cuál es el problema entonces?

Se podría explicar de tal forma que existe una alteración de la información que la CPU está recibiendo del teclado y a su vez la respuesta que esta envía a la pantalla, en nuestro caso un aumentado de la sensación dolorosa percibida.

Hay que asegurarse que el paciente entienda que su dolor es real, existe realmente y lo percibe como tal, pero el problema radica en el procesamiento de esa información que acaba desembocando en una experiencia dolorosa.

Como decía anteriormente la sensación de dolor es un mecanismo de defensa y protección consciente de nuestro organismo para asegurar la reparación de los tejidos lesionados, esta sensación puede durar 1 día, 3 días, una semana, si el teclado, CPU y la pantalla funcionan correctamente, pero en otros casos este dolor continúa aunque ya no exista lesión alguna ni tejido que reparar.

Como apunta el neurólogo Arturo Goicoechea, experto en neurociencia, desde la perspectiva de quien lo padece es un proceso doloroso brutal, adquieren una intensidad terrorífica, que probablemente no es completamente comprendida por los que observan, como puede ser el caso de la migraña.

Como ejemplo de la gran importancia que tiene la pedagogía en este campo están los grandes resultados que está teniendo el equipo de Arturo desde hace cuatro años en el centro de salud de San Martín en Vitoria-Gasteiz, esta estrategia radicalmente innovadora contra este trastorno, basada fundamentalmente en la pedagogía y la transmisión del conocimiento sobre la biología del dolor.

Los resultados presentan mejoras generalizadas entorno al 80% en diferentes parámetros (medicación, días de dolor, etc.).

Recomiendo las lecturas de estos blogs acerca de este tema:

arturogoicoechea.wordpress.com (Dr. Arturo Goicoechea)
giffordsachesandpains.com (Prof. Louis Gifford)
bodyinmind.org (Prof. Lorimer Moseley)
edupain.wordpress.com (Avances en neurociencia aplicados al tratamiento de dolor cronico)

No dejes de leer a Miguel Martín Tuerto:

Descubren un nuevo ligamento

¿Confías en la industria farmacéutica?

 

0 Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Hablemos de dolor, de dolor crónico... |... - [...] La intención de este post es remarcar la importancia que tiene el profesional de la salud para cambiar la…

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *