Diagnostrum

Simple Mobile Health

Cuando los golpes no son lo único que duele

Posted by on Nov 25, 2013 | 2 comments

Cuando los golpes no son lo único que duele

Ivonne es una mujer de 34 años, de origen subsahariano, con dos hijos, que  acudió a nuestra Unidad por lumbociatalgia y cervicalgia de meses de evolución sin control, pese a los tratamientos empleados con AINES y paracetamol.  Contaba una historia de dolor relacionado con su actividad en una gran superficie y con las actividades de cuidado de sus hijos de corta edad. Aportaba unas radiografías de columna cervical y lumbar sin lesiones significativas. El cuadro era algo confuso pero, dadas las dificultades de comunicación y lo inespecífico de su testimonio, lo atribuimos a las circunstancias laborales y de adaptación de una persona natural de otro país.

violencia

 

Una revisión de reflejos y movilidad fue inespecífica, por lo que iniciamos tratamiento con Tramadol y Clonacepam para mejorar el dolor y el descanso nocturno que manifestaba muy deficiente.

Un mes después, acudió a revisión con una reagudización de su cuadro con predominio lumbar y escasa irradiación a MMII.En la exploración, la paciente presentaba signos de un traumatismo lumbar con hematoma localizado en L3-L4 y dolor a la palpación que se irradiaba en sentido craneal. La paciente comentó que había sufrido una caída que le generó estas lesiones.

Dadas las quejas de la paciente y el agravamiento relacionado con el traumatismo, propusimos la realización de un bloqueo analgésico combinado epidural y facetario.

Acudió a realizarlo y al colocar a la paciente en decúbito y descubrir el área lumbar, encontramos un hematoma lumbar, pero también no menos de siete lesiones por dientes, perfectamente marcados en hombros y cuello. Lesiones circulares que parecían quemaduras por cigarrillos. Además, marcas paralelas en glúteos y muslos… Nunca antes habíamos visto nada parecido. Pensábamos que eran lesiones de otra época, de otra civilización, pero habían sido perpetradas por un compatriota, en nuestro país y en nuestro tiempo.

violencia2

 

Al  preguntar, la paciente nos contó, entre lágrimas amargas, crudas, reales como la vida misma, su terrible relación de pareja; el chantaje emocional de su permiso de residencia; la dependencia económica que la tenían atada de pies y manos; la huida a la desesperada de él y su reencuentro ¡Su miedo le atenazaba más que su propio dolor!

Además de hablar con ella y aconsejarle, casi rogarle, que pidiera ayuda, presentamos a través de la dirección del centro la correspondiente denuncia de las lesiones. Aquella mujer vivía una pesadilla cada día, como otras muchas mujeres víctimas de la violencia de género, de la que ni los médicos, ni la sociedad, parecíamos capaces de ayudarle a salir, porque no era fácil alcanzar a entender su verdadera dimensión.

Afortunadamente para ella, su pareja fue detenida y alejada de su vida. Nunca hemos vuelto a encontrar casos de tortura como estos: ¡Hombres aprovechándose de sus mujeres, maltratándolas sin pudor, sin piedad, sin humanidad! ¿Qué clase de seres pueden hacer eso a sus semejantes?

La vida de Ivonne, diez años después, es bien distinta. Desaparecida la amenaza, recuperó su salud física y mental y, a pesar de la crisis, hoy puedo decir orgulloso que vive de su trabajo con dignidad y ha rehecho su vida con otra pareja.

La vida de Ivonne ha cambiado, pero no así la de muchas otras, algunas, porque sucumben en el intento, y otras porque seguimos siendo incapaces de ayudarles. La violencia de género es intolerable y, siempre que no actuemos y no la denunciemos, nos convertiremos en cómplices. Podremos esforzarnos en aliviar su dolor físico pero hasta que no entendamos su dolor emocional, no seremos conscientes de su realidad.

 

Sigue leyendo casos y artículos del Dr. Alfonso Vidal:

Evaluación del Dolor

Dolor y diabetes

 

2 Comments

  1. La violencia tiene múltiples víctimas y victimarios, esta compleja conducta no debería ser “judicial izada” a priori, sabiendo que esta (violencia) es parte de una construcción individual, familiar y social, la cual posteriormente formar parte de una “huella” mnémica individual, social y cultural. Los más llamativo para mi como investigador social, es que dentro del sistema universitario tanto en el campo de la salud, el derecho y social, su enseñanza, abordaje, su investigación e intervención se realiza de forma “cosmética” y no como parte de una conducta “aprendida”.
    Lo que más aún me llama la atención es que la violencia, abuso, maltrato y/o trato negligente en la Tercera Edad, es una enfermedad social “invisible” con gran impacto en la salud pública y para el individuo, la familia y la sociedad.
    La violencia para este nuevo colectivo social no tiene el protagonismo como las formas de violencia más “publicitadas” en los medios de comunicación masiva.
    La violencia o la negligencia que sufren millones de personas de la Tercera edad, debería ser un imperativo moral y ético de una vieja y nueva sociedad, a resolver camino al 2050.

  2. Impactante historia, que por desgracia nos encontramos demasiadas veces “silenciada” por nuestras pacientes en las consultas…

Trackbacks/Pingbacks

  1. Movimientos Asociativos y Dolor | Diagnostrum - [...] Cuando los golpes no son lo único que duele [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *