Diagnostrum

Simple Mobile Health

Evaluación del Dolor

Posted by on Nov 18, 2013 | 1 comment

Evaluación del Dolor

El dolor es una experiencia sensorial y emocional desagradable relacionada con una lesión real o potencial o que se describe en los términos de dicha lesión.

Cuando utilizamos esta definición académica muchas veces no somos conscientes de la verdadera dimensión de sus términos. El dolor no es una percepción puesto que eso sería pura nocicepción, se limitaría al registro de un estimulo desagradable (muchas percepciones como olores, sabores, sonidos, etc., son desagradables y no los definiríamos como dolor), pero al menos no es una percepción simple.

El dolor, tiene además un componente cognitivo-discriminativo que nos permite definir el tipo de estimulo, esta es la razón por la que distinguimos el paso del cuchillo por nuestro dedo, por ejemplo, de la puerta que se cierra sobre él, ayudándonos a integrar y relacionar el estímulo y su intensidad: el agradable calor de la lumbre cuando hace frío en el exterior, o la sensación de quemadura si acercamos la mano demasiado, que además relacionamos con nuestra experiencia anterior con ese u otro estímulo.

Sin embargo, el hecho verdaderamente diferencial del dolor es la elaboración emotiva; la que hace que los corredores de fondo no paren a pesar del sufrimiento; la que nos mantiene agarrados “del clavo ardiendo” para evitar caer al vacío; la que anima a las mujeres a seguir empujando en los partos a pesar de que lo que notan es progresivamente mayor durante el parto; etc.

El dolor supone una elaboración relacionada con nuestra experiencia y con nuestras expectativas que convierte y modula la mera percepción, más aun cuando el dolor se perpetúa en el tiempo. Si una percepción aislada puede acarrear múltiples elaboraciones, una percepción mantenida añade la continuidad como variable principal a la ecuación.

Por todo lo anterior, la evaluación del dolor es un proceso complejo que depende desde luego del paciente, de su experiencia, de su cultura, de su expresividad, pero también de la del terapeuta que debe calibrar el mensaje y catalogarlo.

Afortunada o desgraciadamente, nuestras experiencias y estrategias de comunicación son múltiples y no siempre extrapolables. La evaluación mediante escalas cualitativas unidimensionales es un primer intento de medida (leve, moderada y severa) aunque sujeta a sesgo que a veces puede alterar el diagnóstico. Sin duda la EVA es la escala más empleada en un segmento sin marcas excepto en sus extremos, desde la ausencia de dolor al dolor mayor imaginable.

Eva

Es la más empleada y mejor entendida, no necesita de interrogatorio complejo y se puede extrapolar a otra numérica de forma automática, permitiendo su cuantificación y análisis estadístico.

A veces, especialmente con niños o personas con dificultades en la comprensión verbal, se emplean escalas visuales  con imágenes de caras con diferentes expresiones de sufrimiento.

Eva2

Estas escalas se han ido implementando con procedimientos más complejos que evalúan aspectos como la discapacidad, el descanso nocturno, la calidad del dolor… Uno de los más extendidos es el de Mcgill.

dolor

 

Con todo, la evaluación se circunscribe a la presencia o ausencia de dolor y sus características.

Actualmente no hablamos de salud como contraposición a la enfermedad, sino de calidad de vida, que engloba muchos otros aspectos emocionales, sociales, laborales, que complementan y explican mejor el estado de nuestros pacientes. De entre ellos el SF36, o el SF12 más abreviado o el WHOQOL son los más empleados.

Algunos tipos de dolor, como el dolor neuropático, precisan una caracterización distinta que ha obligado al desarrollo de interrogatorios específicos como el DN4 o la escala LANSS.

La búsqueda de la evaluación del dolor ha encontrado, por fin, un método de evaluación objetiva: la resonancia nuclear magnética cerebral funcional (RNMf). En ella podemos ver activos los circuitos nerviosos relacionados con el dolor en tiempo real, lo que permite asegurar que a esos pacientes les duele en el momento de la toma de las imágenes.

dolor2

 

Desgraciadamente las imágenes captan las áreas activas si existe dolor, pero no nos dice si este es leve, moderado o grave. El camino hacia una evaluación objetiva sigue siendo aún largo.

Como otros absolutos del ser humano (el amor, la belleza, la honestidad, el pundonor…), el dolor sigue siendo una incógnita. Nuestra primera obligación como terapeutas es formarnos para entender a nuestros pacientes, aprender de ellos, y también enseñarles como pueden definir mejor lo que les pasa y así mejorar su diagnóstico.

 

Sigue leyendo más sobre el Dr. Alfonso Vidal:

Dolor y diabetes

El dolor y la muerte

1 Comment

  1. Me ha gustado el post y define muy bien lo difícil que es cuantificar el dolor que podemos sentir, como paciente con artritis soy consciente de que al hacer en las consultas los test varío según mi estado emocional y no sólo mi dolor la puntuación. Supongo que es inevitable.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Cuando los golpes no son lo único que duele | Diagnostrum - [...] Evaluación del Dolor [...]
  2. Movimientos Asociativos y Dolor | Diagnostrum - [...] Evaluación del Dolor [...]

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *